La nueva jerusalén y su doctrina celestial.pdf

La nueva jerusalén y su doctrina celestial

Emanuel Swdenborg

«La nueva Jerusalén y su doctrina celestial» es una de las diversas obras que Swedenborg publicó a partir de los «Arcanos celestes», verdadero «opus magnum» de su producción, con la intención de desglosar en varios libros las ideas contenidas en esa obra que, por sus dimensiones, resultaba de difícil difusión. Constituye así un verdadero catecismo que sirve al autor como epítome de su doctrina, además de inscribirse en su labor de exégesis de los textos bíblicos. De carácter eminentemente teológico, trata, desde la perspectiva simbólica propia de Swedenborg, temas como la fe, el bautismo, el amor al prójimo, la libertad o la tentación. La presente traducción parte del texto bilingüe latino-inglés, correspondiente a la edición original publicada en Londres en 1758.

Apocalipsis: análisis de las profecías y visiones. LISTA de todo el contenido del comentario. La versión impresa: más de mil cien páginas, tamaño carta. “La nueva Jerusalén” Su arquitecto, origen, ubicación, tamaño y condiciones. Cinco diapositivas . La ciudad del Dios Vivo, Jerusalén la celestial

8.46 MB Tamaño del archivo
9788481646689 ISBN
Gratis PRECIO
La nueva jerusalén y su doctrina celestial.pdf

Tecnología

PC e Mac

Lea el libro electrónico inmediatamente después de descargarlo mediante "Leer ahora" en su navegador o con el software de lectura gratuito Adobe Digital Editions.

iOS & Android

Para tabletas y teléfonos inteligentes: nuestra aplicación gratuita de lectura tolino

eBook Reader

Descargue el libro electrónico directamente al lector en la tienda www.leseoffensive.st o transfiéralo con el software gratuito Sony READER FOR PC / Mac o Adobe Digital Editions.

Reader

Después de la sincronización automática, abra el libro electrónico en el lector o transfiéralo manualmente a su dispositivo tolino utilizando el software gratuito Adobe Digital Editions.

Notas actuales

avatar
Sofi Voighua

El TRONO de Dios y del Mesías estará en la Nueva Jerusalén (Ap.22:1, 3), lo cual indica que ese nuevo planeta será la sede del Gobierno Universal del Reino de Dios y del Mesías, es decir, ¡el Mesías no dejará de reinar después del Milenio!, sino que seguirá reinando por los siglos de los siglos (Ap.22:5), por lo tanto, es completamente falsa la doctrina de que el Reino del Mesías ...

avatar
Mattio Mazios

«La nueva Jerusalén y su doctrina celestial» es una de las diversas obras que Swedenborg publicó a partir de los «Arcanos celestes», verdadero «opus magnum» de su producción, con la intención de desglosar en varios libros las ideas contenidas en esa obra que, por sus dimensiones, resultaba de difícil difusión.

avatar
Noe Schulzzo

En 1991 ascendió al poder un nuevo vidente, Agapito Gómez, y las doctrinas se ... lugar”, dijo suspirando la creyente Elinda Goll, que llegó a Nueva Jerusalén en 1985. ... “Los ángeles se regocijaron al oír las palabras de mi Padre Celestial.

avatar
Jason Statham

«La nueva Jerusalén y su doctrina celestial» es una de las diversas obras que Swedenborg publicó a partir de los «Arcanos celestes», verdadero «opus magnum» de su producción, con la intención de desglosar en varios libros las ideas contenidas en esa obra que, por sus dimensiones, resultaba de difícil difusión. El nuevo cielo y la nueva tierra son lo que algunos llaman el "estado eterno" y será "donde mora la justicia" (2 Pedro 3:13). Después de la re-creación, Dios revela la nueva Jerusalén. Juan echa un vistazo en su visión: "la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido" (Apocalipsis 21:2).

avatar
Jessica Kolhmann

JERUSALÉN CELESTIAL . En la Biblia, tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento, en los Padres de la Iglesia y en el pensamiento religioso y místico medieval, se hace onstantemente alusión al tema de "Jerusalén" considerada en tanto que ciudad celestial y ciudad terrestre, con un puente entre ambas que las une. celestial”, “santa ciudad, la nueva Jerusalén” celestial. “He aquí yo hago NUEVAS todas las cosas.” Solo el “nuevo hombre, creado según Dios, en la justicia y santidad de la verdad” será admitido a este nuevo “mundo venidero” .