EL ENIGMA DE LOS ESPEJOS.pdf

EL ENIGMA DE LOS ESPEJOS

PAZO ESPINOSA, JOSE

Sinopsis: La casa es un laberinto de la memoria, un caparazón polvoriento surcado por voces y corrientes que mecen cortinones que se desintegran  al ser tocados. Aunque vacía, todavía ejerce un poder de atracción y repulsión, como un molino en el que las sombras del pasado se convierten en palabras. En los alrededores viven algunos de sus antiguos moradores, cobijados en lo que eran las casas del servicio, en ruinas abandonadas, en pecios que surcan las secas tierras entre Salmerón y Las Minas. Un hombre joven vuelve tras años en el extranjero. Es expulsado de la antigua mansión, y se refugia en una cueva rodeada de antiguas minas de azufre desde la que domina el río. Allí se le unirá un perro abandonado y una araña que no deja de tejer sus telas de palabras. También recibirá la visita de un tío suyo que duerme sobre las vías del tren con el encargo de recuperar a su hijo, de una hermana con los  ojos de plata y de una mujer desnuda engalanada con bombillas. La historia se desliza como una melodía oriental, como un Sutra, a la hora en la que el sol se pone, con un quejido de fondo. El viento entre los juncos. El silencio. Pero la araña y el cerebro siguen tejiendo sin cesar su tela, una retahíla inacabable en la que el pensamiento gira, baila, se deshace y vuelve a nacer.

Aquí hay un elemento muy interesante de reflexión. Primero, sabemos que un espejo muestra una imagen infinita solo si es colocado frente a otro espejo. Es decir, en nuestra experiencia empírica nunca vemos un espejo que, por sí solo, muestre una imagen abismal. Por eso los hombres de la Biblioteca son partidarios de que ésta no es infinita

7.37 MB Tamaño del archivo
9788494481024 ISBN
EL ENIGMA DE LOS ESPEJOS.pdf

Tecnología

PC e Mac

Lea el libro electrónico inmediatamente después de descargarlo mediante "Leer ahora" en su navegador o con el software de lectura gratuito Adobe Digital Editions.

iOS & Android

Para tabletas y teléfonos inteligentes: nuestra aplicación gratuita de lectura tolino

eBook Reader

Descargue el libro electrónico directamente al lector en la tienda www.leseoffensive.st o transfiéralo con el software gratuito Sony READER FOR PC / Mac o Adobe Digital Editions.

Reader

Después de la sincronización automática, abra el libro electrónico en el lector o transfiéralo manualmente a su dispositivo tolino utilizando el software gratuito Adobe Digital Editions.

Notas actuales

avatar
Sofi Voighua

El espejo de los enigmas. El pensamiento de que la Sagrada Escritura tiene (además de su valor literal) un valor simbólico no es irracional y es antiguo: está en Filón de Alejandría, en los cabalistas, en Swedenborg.

avatar
Mattio Mazios

Hay espejos al entrar y salir de un parking o en un cruce de calles para ver otros coches. Incluso en el supermercado, para evitar golpes entre carritos de la compra. También se usan cuando nos hacemos un selfie con los espejos de la lente de la cámara del teléfono móvil. Como ves, hay muchos espejos distintos que facilitan nuestra vida ...

avatar
Noe Schulzzo

El enigma de los espejos sobre una roca, cerca del cementerio, había un castillo tenebroso y sin alma viva dentro. A veces, se oían ruidos fuertes, otros leves y otros repentinos y sonoros. En ese castillo, habían vivido condes y duques que desaparecieron sin saber porqué.

avatar
Jason Statham

El autor de El enigma de los espejos, con isbn 978-84-944810-2-4, es José Pazó Espinosa, esta publicación tiene trescientas cuarenta y cuatro páginas. Otros libros de Pazó Espinosa, José son Kuniyoshi: Un Gato En El Mundo Flotante, El Globo Celeste, …

avatar
Jessica Kolhmann

Eso dicen también los viejos sentados en una solana con una garrota entre las piernas: ver para creer o vivir para ver, y es lo que hace ya gran parte de la humanidad que se mira en el espejo de Gin Empecemos por la forma que es ya una metáfora: son cuartetas de endecasílabos; la rima es en redondilla: el primer verso (línea) rima con el último, y los de enmedio riman entre ellos A-B-B-A. Si se dan cuenta, esto ya da la imagen de un espejo; no pudo haber escogido otra forma para escribir un poema acerca de los espejos.