No resistáis al mal.pdf

No resistáis al mal

Clarence S. Darrow

Este libro posee la red de argumentaciones más profunda, lúcida y convincente jamás escrita en contra del sistema de Justicia Penal. Publicado por primera vez en 1902, No resistáis al mal enseguida se convirtió, por méritos propios, en un clásico que sigue plenamente vigente en tiempos en los que el alcance del poder de la maquinaria estatal se halla en pleno crecimiento. Clarence Darrow, abogado de profesión, comprendió mejor que nadie la realidad que subyace a un sistema judicial basado en el castigo. Y con el respaldo de la experiencia que aporta toda una vida consagrada a la justicia, pretendió, con esta obra, abrir los ojos del mundo entero con una verdad de ardua digestión: «El aparato estatal de los tribunales, juicios y prisiones es un fraude gigantesco que provoca más injusticia y delincuencia de la que consigue eliminar». Reflexión que dejó una honda huella en los escritos de Murray N. Rothbard en torno a este mismo tema. Por eso conviene hacer una razonable advertencia a los posibles lectores: No resistáis al mal es un libro sumamente inquietante, capaz de sacudir la conciencia de quien se adentre en sus páginas, transformando para siempre su percepción de la realidad en que nos hallamos inmersos.

Reaccionar correctamente es el arte supremo de la vida, y Jesucristo condensó el secreto de ese arte en unas palabras: No Resistáis al Mal. No resistir al mal: he aquí el principio que, referido a su sentido espiritual, constituye el gran secreto del éxito. 38 «Habéis oído que se dijo: Ojo por ojo y diente por diente. 39 Pues yo os digo: no resistáis al mal; antes bien, al que te abofetee en la mejilla derecha ofrécele también la otra: 40 al que quiera pleitear contigo para quitarte la túnica déjale también el manto; 41 y al que te obligue a andar una milla vete con él dos.

4.39 MB Tamaño del archivo
9788472096264 ISBN
No resistáis al mal.pdf

Tecnología

PC e Mac

Lea el libro electrónico inmediatamente después de descargarlo mediante "Leer ahora" en su navegador o con el software de lectura gratuito Adobe Digital Editions.

iOS & Android

Para tabletas y teléfonos inteligentes: nuestra aplicación gratuita de lectura tolino

eBook Reader

Descargue el libro electrónico directamente al lector en la tienda www.leseoffensive.st o transfiéralo con el software gratuito Sony READER FOR PC / Mac o Adobe Digital Editions.

Reader

Después de la sincronización automática, abra el libro electrónico en el lector o transfiéralo manualmente a su dispositivo tolino utilizando el software gratuito Adobe Digital Editions.

Notas actuales

avatar
Sofi Voighua

"Pero YO os digo: No RESISTÁIS al que es MALO; antes, a CUALQUIERA que ... Es bien cierto que el CORAZÓN queda RESENTIDO cuando nos hacen MAL o ...

avatar
Mattio Mazios

No resistáis al mal (Anarkhos) (Spanish Edition) [Darrow, Clarence Seward, Royo Vera, María del Pilar, Martínez Meseguer, César] on Amazon.com. *FREE*  ...

avatar
Noe Schulzzo

«Pero yo os digo: no resistáis al mal» Hoy, Jesús nos enseña que el odio se supera en el perdón. La ley del talión era un progreso, pues limitaba el derecho de venganza a una justa proporción: sólo puedes hacer al prójimo lo que él te ha hecho a ti, de lo contrario cometerías una injusticia; esto es lo que significa el aforismo de «ojo por ojo, diente por diente».

avatar
Jason Statham

Mt 5, 38-42 – Discurso evangélico: No resistáis al mal 38 Habéis oído que se dijo: “Ojo por ojo, diente por diente”. 39 Pero yo os digo: no hagáis frente al que os agravia. Al decir "No resistáis a los malos", Jesús explica en qué sentido los malos no deben ser resistidos. 3. Agrega, "antes, a cualquiera que te hiera en la mejilla derecha, vuélvele también la otra, etc.".

avatar
Jessica Kolhmann

Habéis oído que se dijo: Ojo por ojo y diente por diente. Pues yo os digo: no resistáis al mal; antes bien, al que te abofetee en la mejilla derecha ofrécele también la otra. Hay ocasiones, como ésta, en que las palabras de Jesús no deben ser entendidas al pie de la letra. Cuando Jesús fue abofeteado no ofreció la otra