Hacerse obedecer.pdf

Hacerse obedecer

Stephane ClergetBernadette Costa-prades

Un niño desobediente se vuelve en seguida insoportable. Y sin unos límites impuestos firmemente se siente perdido y angustiado. No obstante, son muchos los padres que dudan cada vez que deben dar una orden a su hijo. En cambio, ¡sólo unos padres convencidos serán obedecidos! Con este libro breve y sintético, el psiquiatra Stéphane Clerget y la periodista Bernadette Costa-Prades nos ayudan a comprender por qué cuesta tanto hacerse obedecer y nos proponen algunos trucos para llevar a cabo una educación de mutuo respeto, siguiendo un plan de acción simple y eficaz: * ¿Cuáles son las normas ineludibles para que el niño obedezca? * ¿Cómo reaccionar cuando no lo hace? * ¿Debemos felicitarle cuando obedece? * ¿Qué hacer para que obedezca? * ¿Qué castigos adoptar? * ¿Cómo gestionar los momentos críticos: comidas, sueño, fines de semana, visitas en casa de amigos, vacaciones... ¡La autoridad no impide ni la ternura, ni el amor, ni la alegría en casa!.

Uno de los motivos por los cuales estamos en esta tierra es para demostrar nuestra disposición a obedecer los mandamientos del Padre Celestial. El profeta José Smith enseñó que la obediencia a los mandamientos conduce a las bendiciones de Dios. La obediencia, al igual que todo lo demás, tiene límites. Si los traspasas, pasarás de ser disciplinado a ser imprudente y tonto. Ten cuidado al obedecer a tus figuras de autoridad, ya que, si bien podrían ser autoritarias, pocas son completamente virtuosas.

5.22 MB Tamaño del archivo
9788499212951 ISBN
Hacerse obedecer.pdf

Tecnología

PC e Mac

Lea el libro electrónico inmediatamente después de descargarlo mediante "Leer ahora" en su navegador o con el software de lectura gratuito Adobe Digital Editions.

iOS & Android

Para tabletas y teléfonos inteligentes: nuestra aplicación gratuita de lectura tolino

eBook Reader

Descargue el libro electrónico directamente al lector en la tienda www.leseoffensive.st o transfiéralo con el software gratuito Sony READER FOR PC / Mac o Adobe Digital Editions.

Reader

Después de la sincronización automática, abra el libro electrónico en el lector o transfiéralo manualmente a su dispositivo tolino utilizando el software gratuito Adobe Digital Editions.

Notas actuales

avatar
Sofi Voighua

Este concepto puede llegar a ser polémico. Por ejemplo, en Argentina se aprobó una ley en 1987 llamada Ley de Obediencia Debida que establecía que los delitos cometidos por los miembros de las Fuerzas Armadas durante los años 1970 y 1980 no eran punibles por haber actuado siguiendo la obediencia debida. Versículos de la Biblia sobre la Obediencia - Le contestó Jesús: —El que me ama, obedecerá mi palabra, y mi… Hijo mío, obedece el mandamiento de tu padre y no abandones la… Porque así como por la desobediencia de uno solo muchos fueron constituidos… Si realmente escuchas al Señor tu Dios, y cumples fielmente todos estos… Sigan por el camino que el Señor su Dios les ha trazado…

avatar
Mattio Mazios

Un niño desobediente se vuelve en seguida insoportable. Y sin unos límites impuestos firmemente se siente perdido y angustiado. No obstante, son muchos los padres que dudan cada vez que deben dar una orden a su hijo. En cambio, ¡sólo unos padres convencidos serán obedecidos! Con este libro breve y sintético, el psiquiatra Stéphane Clerget y la periodista Bernadette Costa-Prades nos ...

avatar
Noe Schulzzo

En esa fecha, el Estado informó al Condado de que las empresas y las personas en el Condado de Santa Clara deberán obedecer la lista de cierres para el ... 3 Nov 2017 ... “Ser leal o practicar la fidelidad es imperativo en materia laboral, o sea que el principio de buena fe es relevante en toda relación laboral, por ...

avatar
Jason Statham

La acción de obedecer es aquella en la que se acatan normas, órdenes, reglas y comportamientos. No todos los niños aprenden a ser obedientes de la misma ...

avatar
Jessica Kolhmann

Es al obedecer a Dios que sentimos más gozo, pero en ocasiones creemos que es mejor hacer lo que es de nuestro agrado. Puede que, como consecuencia de nuestra obediencia, seamos malinterpretados, perdamos nuestro empleo o seamos rechazados.